Duda

Murió… ahí esta mi esperanza fallecida, fría, pálida.
Esa esperanza tan mía.
Huiré, con mi ilusión.
Amé, aún amo y amaré a un solo ser.
Un ser en mis sueños, que crecía y revoloteaba en mi pecho.
El fruto del amor ha muerto.

¡Lo asesiné!

Sollozo, espinas que jamás me dejarán en paz.
Pero lo hiero menos que amándole entre una duda, que mata y atrapa, que me envenena y hoy de la guerra me ha hecho retirar.
Y mis palabras ya sobran, solo son mentiras para él, cuando en mi corazón hierven con fervor y pasión, cuando en mi corazón me acuchillan hiriéndome lento, despacio para hacerme sufrir pero no es suficiente. El dolor de saber lo que le hice. Merezco más que un veneno lento. Merezco su odio, su rabia.
Me voy con recuerdos, sueños y un amor desangrando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: