El Diablo me lame las heridas.

Él, un personaje alto, debe medir más de uno ochenta, porque yo le llego a la barbilla, de piel clara, ojos pequeños y oscuros, nariz grande, cabello castaño claro, complexión robusta, y creo que lo clasifico en cuerpo poco atlético últimamente. Poco importa, me fascina.

Él.

Me chupa la vida con cada penetración, con cada embestida, con cada caricia, con un apretón y muchas nalgadas.

Me chupa los senos también, y no le permito besarme el cuello.

Me chupa la timidez, el pudor, lo artificial.

Entonces él lame mi piel, lame heridas sin saber… Él lame hasta volverme de colores y gemidos.

Colores

2 comentarios sobre “El Diablo me lame las heridas.

Agrega el tuyo

Responder a Candysh Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: