Hay cosas que deben detenerse.

Esta mañana desperté gimiendo muy suave…

Soñaba con él.

Estaba detrás suyo y lo abrazaba, mi mano derecha subiendo y bajando sobre su miembro cada vez más duro y tenso. Estábamos de pie en la ventana, desnudos… Él se corrió ensuciando mi mano y eso, eso provocó mi orgasmo, gemí y me retorcí al tiempo que miraba y sentía escurrir su semen tibio entre mis dedos.

Así me desperté hoy y tuve curiosidad, metí mi mano para descubrir lo húmeda que estaba, bastante húmeda y sensible.

Esto se vuelve estúpido. ¿Tan necesitada me vi de él? Y así es como hay cosas que deben detenerse, porque me ha causado una pequeña depresión que inició justo a medio día mientras esperaba el bus.

Lloré.

No quiero sentirme así otra vez, decidí detener las cosas, la aventura que quiera o no, me está dañando… En el fondo él me gusta, me atrae y aunque se porta como un niño inquieto e insoportable conmigo, así es, tampoco me importa que todo el mundo lo deteste, para mí resulta diferente.

Más vale detener lo que no existe, lo que nunca habrá.

when_you_leave_by_czas-d5pcgti

6 comentarios sobre “Hay cosas que deben detenerse.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: