Día de los Inocentes

Me desperté por mero instinto a las 8:10 a.m. No había nada de diferente en este Domingo excepto sus mensajes por la madrugada y una fotografía de hace 5 minutos que fueron enviados a mi whatsapp… Disfruté la foto y luego leí lo que escribió.

4:13 a.m. — “Y si te digo que voy a estar solo y que te quiero coger tan duro que no tienes idea… ¿Vas a seguir enojada?”

Eso lo dijo porque la tarde del 24 me dejó como lela esperando respuesta, más tarde se excusó con que la gente le llegó con prisas navideñas.

4:14 a.m. — “¿O ya estás dormida como para que te interese?”

Le respondí a eso de las ocho y treinta, el asunto fue interesante pero me comenzó a desesperar cuando mencionó el tema de “Tengo compromiso a las 2:30 p.m. tú dices” cuando ya eran las 11:10 a.m. y siempre olvida que vivimos de un extremo a otro de la ciudad. También me reclamó en broma por sus preservativos. ¡Jajajajajaja!

11:41 a.m. — “Y sería de muuuuuucho provecho si tienes condones… Cierta persona se ha encargado de acabarse los míos.”

Al final, él los compró, mi dinero se había esfumado en el taxi. Y como siempre, terminé en su casa, divertida, no lo niego… Diversión que me preocupa un poco más conforme pasa el tiempo.

¿Por qué? Por cosas como lo siguiente:

  • Verlo enredarse en la cobija e intentar huir a la ducha así porque aquí su servidora le dejó a medias el trabajo manual unos instantes antes y no quería que se repitiera la historia. Lo terminé convenciendo.
  • Abrazarme a su cintura para intentar traerlo de vuelta a la cama y gritarle un “No tengo tanta fuerza bruta” y recibir de respuesta un “Lo imaginé” junto a sus carcajadas mientras se soltaba de mi amarre poco exitoso.
  • Decirle que yo no me enojo y él responderme con un “En realidad haces berrinches, no es como que te enojes”, cosa a la que se ha acostumbrado de mí.
  • Mirarle a morir y pronunciar un “No me hables” mientras me voy al baño, segundos después aparece antes de que cierre la puerta y manoteo para evitar que me tome de las muñecas, se ríe, me ve reír y sabe que las cosas andan bien, así que se va.
  • Escucharle un “No quiero bañarme” y yo responder con un “Fuchi”, mirarlo y verlo excusarse “Si quiero bañarme pues, pero me da flojera…” Volver a decirle “Fuchi” y reírme en su cara.
  • “Qué bueno que no comí aguacate, me hubieras matado de un coraje porque no terminas lo que empiezas”, observarlo unos segundos y responder “¿Quieres que te traiga un poco?”.

En fin, me estoy divirtiendo más, y me parece peligroso… Peligroso.

2 comentarios sobre “Día de los Inocentes

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: