Toda cosa tiene fin, tú y yo.

Ya no deseo saber más de ti.

Me senté a pensar sobre ti crudamente. ¿Cuántas veces puedo estar yo en tus pensamientos durante un día? Ya no quiero saberlo, no importa cuan loca este yo por ti, no funciona de esta forma, me ignoras cruelmente.

No eres lo mejor que me ha sucedido, solo eres algo que marcó profundamente una etapa en mi vida, esa etapa en la que vagar entre problemas y fiestas era el pan de todos los días. Hoy me toca madurar y volverme profesional, mantener mi vida y dos perros, buscar una casa para rentar y sentirme medio independiente porque resulta que aún no sé cocinar, y tal vez llame a mamá.

Me divertí en tu cama, con las bromas infantiles que hacíamos luego de follar y reírnos, tus extraños actos de mostrarme lo que te gustaba en la vida normal… Me divertí contigo mientras estaba en tu habitación, era como un pedazo de mi vida en una dimensión paralela, ajena a lo que yo realmente era ahí afuera.

Y lloré mil veces, debí contarlas y al menos durante un año, una vez a la semana me sentía triste porque no me hacías parte de tu vida cotidiana ¿O lo fui? Al menos una vez a la semana nos veíamos para tener sexo. ¿Entonces cómo funcionaban las cosas en mi cabeza? De todas maneras yo lloraba.

Rompiste mi moral. Rompiste la burbuja que yo tenía. Rompiste mi mente cerrada. Rompiste la imagen intachable. Rompiste un montón de cosas en mi vida. ¿Lo sabías? Entonces comprendí que no debía juzgar a las personas, que todos se equivocan y cometen errores pero no son malos, que aunque alguien no te merezca si estas en su vida es por alguna razón, te necesita tal vez.

Rompiste mi corazón y no sabré nunca muy bien porqué.

11050863_479389285547984_1204380864388401847_n

Creo que al final me marcho no porque de verdad lo desee, sino porque no me quieres, ni siquiera porque estoy solo para satisfacer un deseo; esta bien, no te odiaré porque motivos debes tener y no los entiendo… Pero si el acuerdo era diversión, divertirnos y yo no me siento bien  cuando no te veo, algo esta mal, muy mal. Supongo que ya tuve lo que pude, y tú disfrutaste lo que querías.

Las cosas tienen un principio y un fin, yo estoy eligiendo terminar una etapa en la que, aunque gocé momentos, he sufrido la mayor parte del tiempo. ¿De qué sirve? No culpo a nadie, ni a mi aunque sé que eran mis malas elecciones pero eso cambio ahora, me toca quererme un poco más, me toca sentirme feliz con lo que soy y logro, hacer lo que me gusta sin dañarme.

Es así como ya no deseo saber de ti, si me necesitas no quiero estar, no importa el lazo tan extraño que tejí contigo, porque todavía no sé lo que siento por ti pero no me has elegido. Gracias, aunque no sea un gracias como a ti siempre te ha gustado, en la cama.

Hasta entonces, mi buen conocido.

Un comentario sobre “Toda cosa tiene fin, tú y yo.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: