El infierno puede ser divertido si estás con el demonio correcto.

Recuerdo que preguntaste “Cuál es ese demonio?” y solo atiné a decir “Es aquel que te hace disfrutar del castigo”.

Ahora lo sé, eres tú.

Condéname, arranca la ropa y lame; no olvides enterrar tus dedos entre mis piernas y romperme el corazón, las costillas.

Estruja mi alma con cada embestida y desgárrame.

Úsame.
Destrózame.

Y me arrastraré a ti suplicando por un orgasmo más.

Me hace sonreír en este infierno.

Un comentario sobre “

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: