Día Treinta y Ocho

Todo tiene fecha de caducidad, el dolor también.

Beberé un vaso de whisky en las rocas por las noches porque estando rota se me escurre todo el alcohol.

Recogeré cada pedazo de mí ser para reconstruir mi alma, mi cuerpo y mi corazón.

Acompáñame en silencio, mirando y disfrutando con un cigarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: