Dos meses después

Me senté en la barra de mi bar favorito, suspiré y admití la contundente derrota que se embarraba como sal en mi herida:

Iba a extrañarlo hasta que alguien más con carácter egocéntrico se detuviera frente a mí y sonriera con los labios del mismo diablo, ignorándome.

Terminé de beber mi cerveza y observé al final de la barra a un chico de tatuajes lúgubres, él no me provocaba nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: