No es tan diferente estar sin ti

Ya perdí la noción del tiempo, no cuento días ni meses. 

Nada cambió de tenerte los fines de semana y tal vez algún día entre semana… A no tenerte nunca más. 

Suelo pensar en ti y en los ratos divertidos que pasamos, aquellos que fueron profundos o tan graciosos al resto.

Suelo extrañarte entre mis piernas y nada más, porque nada siguió un rumbo distinto. 

Sin ti, contigo. 

Al final siempre existo yo, ah y mi álter ego que no debe huir, le enseñaré a transformarse.

Porque amé a la pequeña mártir Candysh, la anhelé en cada rincón por ser engreída.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: