Siempre seré una mala persona

Egoísmo.

Eso es lo que hay en mi ser, en toda su extensión.

Lamento haberme acostado con el tipo que te cortejaba y herirte, querida; porque te fallé en una amistad bonita, te decepcioné al no considerar tus sentimientos por mí antes que a mi odio por el mundo mezclado con necesidad de sexo para sentirme viva, porque no pensé en nadie más excepto en mí mientras le abría las piernas y le permitía besarme.

Ahora si pienso en ti y de lo único que puedo alegrarme es, que sé, te quité a un patán de encima cometiendo este grave error, y a alguien como yo, que en cualquier momento se vuelve una mala persona.

Mi error no tiene remedio y es el motivo de nuestra separación.

Y no me jacto del valor que tuve por haberte confesado mi equivocación en ese mismo instante, sino que era lo menos que podía hacer por ti, que siempre habías querido estar conmigo ayudándome a dar lo mejor, a amarme.

Te quiero mucho, pero no lo suficiente como para frenar mi egoísmo; he conocido una versión más de mi persona, la que solo busca satisfacción sin tomar en cuenta las consecuencias que puedan surgir por la elección hecha.

Rompí tu corazón, herí tu alma… Y lamento mucho haberte perdido para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: