Un texto sin idea principal

He dejado de escribir sobre el último, sobre él, sobre el anterior, sobre los otros, sobre el primero.

Empecé a escribir sobre mí y lo que surge de la imaginación; ya no he buscado a otro hombre del cual volverme su víctima, he buscado a mi alma durante estos meses.

Quería saber si tenía una, quería saber si hay algo similar al infierno, al paraíso, la nada o el olvido.

Quería saber en qué escenario me quedaría, en caso de encontrarla y ponerme alguna religión que describa los sitios a los que asistes después de morir.

En realidad, si encontrara la existencia de un alma, pediría la reencarnación como mujer, otra vez… Y quien sabe, si se me pudiera conceder tener ciertos destellos de memorias pasadas para no repetir errores, para que con lo aprendido, haga elecciones más inteligentes.

_______________ Candysh.

Así fue como crecí, después de lanzarme al pozo más oscuro y asqueroso, entendí que nadie me empujó, yo caminé hacia él y estando alcoholizada sabía que no debía hacerlo.

Lo hice.

Me atraganté en agua sucia un tiempo.

Me cansé de gritar en mi interior y no hacer algo más.

Entendí que me tenía a mi misma, completa.

Salí.

Perdí a una persona importante, sigue por ahí viva pero ya no está a mi lado para consolarme o arrastrarme a viajes locos en el bosque y ríos.

Aprendí de su ausencia, aprendí que todo es consecuencia de una elección, la mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: