El disfraz de mi novio III

Capítulo anterior >> “El disfraz de mi novio II”


Él todavía tenía las manos sobre el volante y sus ojitos mirándome, yo me quité el cinturón de seguridad y giré mi cuerpo sobre el asiento para quedar totalmente frente a él. Froté mis manos con malicia mientras le sonreía con descaro y ganas de molestarlo. Incliné mi cuerpo hacia él y fui deslizando muy lento la falda con encaje hacia su cintura porque quería ver su ropa interior…

Pero encontré algo mejor, mordí mi labio al ver que tenía un liguero a juego con el disfraz en su muslo izquierdo. Es como el dicho “vine buscando cobre y encontré oro”. Yo tenía al novio más sexy del universo, así que no me aguanté y jalé el liguero para ver cómo se azotaba contra su pielecita.

Él gruñó.

– ¿En dónde compraste el disfraz…?
– ¿Sexshop?… No quería ir de sirenita ni repetir hada…
– Me preocupa que este atuendo haya sido usado en una de tus misiones secretas… – reí un poco y él volvió a sonrojarse
– No… – sus ojos me esquivaron.
– ¡Espera! ¿Lo usaste?… – sorprendida abrí la boca.
– El Dios Seven ha sido muy generoso contigo – dio unos golpecitos en el dorso de mi mano derecha – pero te has portado bastante mal con esta hermosa mucama, bruja…
– ¡Lo usaste!
– Vamos al asiento trasero – me tomó de la barbilla y mordió mi labio – la mucama tiene un servicio en espera…

Su rostro se volvió juguetón y yo me sentí satisfecha, ahí estaba yo toda triunfante despertando su libido, ese que quería esconder de mí, pero no le sería fácil. Él quitó su cinturón y abriría la puerta del auto para salirse cuando me vio brincando los asientos en un intento de ganarle…

– ¡¡¡Me atoréééééé!!!

Choqué con la cadera entre estos asientos por intentar no golpearme la cabeza contra el toldo, y fue enseguida que sentí una mordida en mi bello trasero.

– ¡Ey, ey ey! Eso es trampa – usaría mis piernas para un pequeño impulso y llegar atrás.
– ¡Quieta, Bruja! No te muevas… Estás a punto de ensuciar a mi bebé…
– ¡Oye! ¡Pero qué grosero eres!… – intenté regresarme al asiento delantero pero me detuvo.
– ¿Por fis, pequeñita, quieta?…
– Señorita mucama…

No hubo respuesta, excepto un desliz de mi braga hasta las rodillas y no enroscó el vestido porque ya era lo suficientemente corto por la posición en que me encontraba. Me sostuve del asiento trasero como pude para no estar incómoda, sentí su respiración sobre mi piel y su nariz haciendo figuras extrañas sobre mis nalgas. Eso bastó para excitarme y olvidar la diversión sobre mi fallido intento por ganarle en el camino.

Usó sus dedos para frotar entre mis piernas mientras daba pequeños besitos y mordiscos a mis muslos. Si, se sentía como un castigo que Dios Seven ejecutaría. Después de aburrirse, metió dos dedos en ese lugarcito mío que dijo era su favorito, pero que no quería tocarlo tan seguido porque era más dulce que su dichoso refresco y la adicción sería fatal; sólo él podía hacer ese tipo de comparaciones…

Movía sus dedos repetidas veces, parecía que le gustaba escuchar los ruiditos viscosos, y saberlo se sumaba a las cosas que estaban elevando la temperatura en mi cuerpo en ese momento.

– Voy a mostrarte qué tan limpios quedaban esos vasitos del flan para que dejes de burlarte, bruja…
– ¿Aquí mismo? ¿Así?…
– ¿Qué? ¿Ahora te pondrás tímida? – me mordió con más fuerza el muslo.
– Ahhh… Bueno… Si nos aluzan otros autos, al menos no verán mi rostro.
– Bruja boba, estos vidrios están tintados, oscuritos, es el escondite perfecto de Sevencito.

Él se echó a reír exageradamente, sin embargo, no se distrajo de lo que hacía y yo realmente lo estaba disfrutando, su cambio de divertido a sexy-divertido lo hacía en un instante. Poco a poco sacó sus dedos y pude suponer que los segundos en que tardó para acercar su boca era porque había hecho la maldad de chuparlos.

Esto se iba a poner peligroso…


Capítulo siguiente >> “El disfraz de mi novio IV”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: