Seré tu sitio seguro

Jihyun entró a la habitación en silencio creyendo que su amada estaría durmiendo, ya era tarde y no había podido avisarle que se desvió de su camino para beber un par de copas de vino con Jumin.

– Querida, aún estas despierta…
– Estaba esperando por ti, me sentí un poco ansiosa.
– Es agradable escuchar que esperas por mí, pero lamento haber provocado ese sentimiento… Mi corazón es cálido y quiero compartirlo contigo.
– Entonces ven aquí… Estas recitando eso desde la puerta ¿Romántico o ebrio?
– ¡Oh! Lamento esta mala impresión… Pero permite que continúe desde aquí… – la mujer dejó escapar una risa ligera y asintió con la cabeza – No debes sentirte ansiosa, puedo asegurarte que estoy listo y pedirte que confíes en mí, ya no es necesario alejarme.
– Son palabras dulces y has demostrado siempre con actos.
– Quiero continuar a tu lado hasta que la muerte nos separe.
– Eso es algo propio de ti, tan profundo.
– ¿Querida?
– ¿Si? – dejó el móvil sobre la cama y lo observó a detalle.
– Te estoy proponiendo matrimonio…
– ¿Ehhh? – la sorpresa se le escapó de forma natural.

El joven avanzó hasta la cama y se echó sobre el regazo de su querida novia mientras ella sentía ese ligero aroma a vino desprendiendo de su boca, lo abrazó dejando que usara sus pechos como almohada… Ella estaba procesando la petición del chico menta pues habían pasado solo un par de meses desde que él había regresado haciendo acto de presencia en esa fiesta de caridad sin avisarle a nadie, solo un par de meses desde que realmente eran una pareja oficial y hacia una semana habían decidido vivir juntos.

Pensó en lo que él no sabía sobre que ella estaba comenzando a perder la esperanza unos meses antes de la fiesta, a sentir un leve dolor en su corazón tratando de entender que cabía la posibilidad de que ya no regresara a pesar de recibir cartas constantes donde proclamaba un amor especial; ella se preguntó si al final él la amaría así, siempre a la distancia sin correr el riesgo de herirla, pero en ese justo momento su corazón explotaba de emoción que no pudo pronunciar un “sí”.

Jihyun movió un poco su mano para alcanzar el bolsillo derecho de su pantalón, pareció entretenerse ahí unos segundos para devolver la mano hacia la espalda de su novia.

– Creo que perdí el anillo…
– ¿Visitaste a Jumin? – le dio un beso en la cabeza.
– Estuve en su penthouse… Y no pude negarme al excelente vino que me compartió… – le dio un beso entre los pechos.
– Veamos…

Ella tomó nuevamente el móvil y entró al chat, ahí encontró en línea a todos… Jumin, Jaehee, Zen, Yoosung, Seven, Saeran; parecían tener una agradable plática.

>>MC: Buenas noches!!!
>>Jaehee: MC qué hace despierta tan tarde?
>>Zen: Hola hermosa, la noche es agradable con solo tenerte.
>>Yoosung: Hey!! Hoy no te habías conectado, quería decirte sobre el gremio!
>>MC: Lo siento, ha sido una tarde estresante.
>>Jumin: Buenas noches, MC ¿Estresante? Debí decirle a V que te llevará una botella de vino.
>>Seven: ¡¡¡ELLY!!! Dile que me deje ver a mi pequeñita Elly, MC… Sufro por amor…
>>MC: Sabes que no hay poder humano que lo convenza ¿Verdad?
>>Seven: Y si te visto de gatito? Jumimin no se negaría a tu encanto felino…
>>Saeran: …
>>Jaehee: Eso es inapropiado Luciel!
>>Zen: ¡¡¡¿Por qué de gato?!!! Quiero a mi linda MC de princesa…
>>Yoosung: ¡Oh el servidor ya no está en mantenimiento LOLOL!
>>MC: Jumin… ¿Habrá olvidado algo muy importante Jihyun en tu penthouse?
>>Jumin: Una cajita negra. ¿Es importante?
>>Seven: ¡La caja de pandora!
>>Zen: Pero V nunca es olvidadizo…
>>MC: Esta ebrio… Jumimin es el culpable… ¿Qué hay en la cajita negra?
>>Jumin: Revisaré.
>>Saeran: Un anillo.
>>MC: Gracias por la confirmación, Saeran.
>>Seven: ¡Nooo!
>>Seven: ¿Siii?
>>Seven: ¡Nooo!
>>Seven: ¿Siiiiiiiiiii?
>>Jaehee: ¡¡¡Luciel deja de llevarte toda la pantalla!!! Esto es importante.
>>MC: Me casaré con Jihyun.
>>Zen: ¿Es eso cierto, princesa? Mi bella dama de blanco.
>>Yoosung: …¡ESTO ES GENIAL!… ¡OTRA FIESTA!
>>Jumin: Ahora comprendo sus preguntas raras, él estaba nervioso, pero no quiso contarme qué sucedía. Mi querido amigo… Lamento haberle dado vino, MC. Era algo importante.
>>Zen: ¡Debió pedirme consejos a mi, el experto del amor! Jumin qué va a saber…
>>Jumin: De ser así, no estarías soltero.
>>Yoosung: ¡Cuándo tendré novia!
>>Seven: Saeran hermanito ¿Tú qué sabías?¿Aún juegas a los espías?…
>>Jaehee: Deberías ser más gentil con tu hermano. ¡Felicidades MC, vamos por un delicioso café!
>>Saeran: … Lo acompañé en la compra del objeto.
>>MC: De las cosas que me entero… Pero si Jaehee, celebremos…
>>Seven: ¿MC? ¿Todo bien?
>>MC: Ya estoy nerviosa… Me casaré… Mañana voy por el anillo.
>>Yoosung: Yo también quiero iiiiiiir…
>>Seven: Vamos a por el anillo…
>>Jumin: Tú aléjate, no te atrevas. Seguridad no te permitirá entrar.
>>Zen: ¡Pfff! Maldita bola de pelos, yo no podría, mi bello rostro…
>>Jaehee: Podemos ir a desayunar todos…
>>Saeran: ¿MC…?

“Te amé a cada instante en todas tus formas, V”.

El joven que tenía en su regazo se movió y besó sus pechos por encima de la ropa, le había dejado de poner atención y él, un poco ebrio, hizo lo necesario para traerla de vuelta. Le quitó el teléfono de las manos y lo colocó en la mesa de noche aunque seguía sonando con las notificaciones del chat.

Se colocó sobre ella y le besó las mejillas mientras usaba las manos para recorrer delicadamente el cuerpo de la mujer castaña, comenzaba a acariciarla por debajo de la ropa y deslizando su boca hasta el cuello perfumado, le dio más besos.

– Cásate conmigo – murmuró.
– Ya te escuché… – acarició el cabello color menta con delicadeza.
– Esa no es una respuesta apropiada… – besó sus labios de forma dulce.

Ella lo detuvo un poco para poder sacar su blusa y aunque algo tímida, exponer una parte de su cuerpo al hombre que amaba. Las manos del joven no dudaron ni un segundo y la acariciaron con suavidad, dedicaba toda su atención a ese par de senos dispuestos a complacerlo.

– Quisiera una respuesta antes de continuar… – besó su seno derecho y pasó al izquierdo.
– ¿Sin anillo? – dejó escapar un suspiro al sentir la boca de su novio.
– Puedo… ir… a… recogerlo… ahora… mismo… – le respondió mientras aún besaba y lamía los pechos.
– Vayamos más tarde…

Jihyun se encargó de quitarle la ropa que cubría la parte inferior del cuerpo de su pequeño ángel, le gustaba admirarla desnuda, pero en esta ocasión se entretuvo paseando toda su boca por el cuerpo femenino sin tocar el rincón entre sus piernas, solía dejarlo para el final; los suspiros de MC podían escucharse suaves, le gustaba lo lento y cuidadoso que era al tocarla.

La lengua del chico se deslizó desde su cuello hasta el divino ombligo de la belleza en su cama, jugó un par de segundos y siguió el camino sobre su vientre… Él descubrió lo húmeda que ya se encontraba cuando usó su boca para satisfacerla, él necesitaba escucharla más y saber que era real, que ya no estaba lejos, que ya no había motivo para abandonarla.

Jugueteando con su boca y en ocasiones metiendo la lengua entre los labios de su secreto, saboreó cada fluido y le provocó un pequeño orgasmo a su novia, que terminó sintiendo las manos de ésta sobre su cabeza pidiéndole más.

– Jihyun, te amo.
– ¿Ya has aceptado? – le dijo mientras le besaba el vientre.
– No necesitábamos el título, pero si acepto.

Él sonrió triunfante, no se molestaría por ese tipo de respuesta, en cambio temió por un momento que hubiera sido demasiado pronto, pero ahí la tenía, tan bella y frágil, tan paciente; le daría lo mejor y siempre estaría a su lado. Se quitó la ropa y volvió a posarse sobre la chica mientras le besaba el cuello.

– ¿Puedo…?

La única respuesta que recibió fue sentir como ella abría sus piernas mientras enredaba las manos a su cuello y le robaba un beso que poco a poco se volvió apasionado, sus lenguas bailaban y en algunos momentos se mordían sus labios; durante los besos, él la penetró con dulzura, adoraba tratarla con tanta delicadeza, no quería ni un rasguño sobre su pequeña mujer.

Los movimientos de Jihyun mantenían un ritmo suave mientras le lamía el cuello y a momentos alcanzaba sus pechos usando alguna mano libre. Los ruidos en la habitación exponían a la pareja ante un sexo dulce y amoroso.

– Quiero un poco más fuerte – susurró la mujer.
– No quisiera ser brusco contigo…
– Nunca lo serías, puedes romper mi alma en este instante y te aseguro que un beso tuyo bastaría para sanar al amanecer…
– Querida…

Su cadera comenzó a moverse de forma frenética, quería complacerla, quería obtener esa pequeña muerte y revivir entre los brazos de su amada. Escondió el rostro entre el cuello y hombro de la dama, y se dispuso a embestirla con fuerza mientras ella enredaba los dedos en el cabello menta suplicándole por más.

A la mañana siguiente, MC se levantó antes que su adorado prometido, parecía que la noche había sido corta para dormir y ligeramente agotadora, se rió para si misma… Había sido un poco salvaje para alguien como él que suele ser delicado.

Tomó una hoja y le escribió una nota antes de partir al penthouse de Jumin, ya casi era hora y su prometido no parecía que fuese a despertar tan pronto, así que eligió dejarlo descansar un par de horas más.

Cuando Jihyun despertó, buscó a su dulce prometida con la mano por la cama, pero al sentirla vacía se levantó preocupado, miró a todos lados y descubrió que en la almohada se encontraba una carta. Él recibió de MC muy pocas cartas durante el tiempo que estuvo lejos ¿Por qué habría una cuando ya estaban juntos?

Se dispuso a leerla sin sacar conclusiones tan repentinas.

Fue un camino difícil y lleno de sentimientos contradictorios para ti, en cambio para mí fue sencillo pues mi alma estaba en paz cuando cuando el destino decidió cruzarnos.

Yo elegí quererte.

No te reprocho el tiempo que estuviste lejos, eras y eres libre, entendí que aunque quisieras amar no estabas listo, en realidad estabas destrozado y ligeramente esperanzado después de conocerme.

Eras tú quien debía repararse a si mismo antes de intentarlo con alguien más.

Lo único que yo podía hacer era darte mi amor antes de tu partida hacia lo desconocido, yo no iba a detenerte cariño; tampoco me arrepentía de entregarte todo lo que había en mí durante pocos días… Al final, el amor vuelve a crecer. ¿Cómo sé eso? Debe ser experiencia previa, aprendes a continuar.

Soy feliz de verte a mi lado, regresaste, sé que tomó tiempo, pero yo también elegí esperar. Sabíamos que mi corazón estaba contigo, sin embargo alguien más lo podía tomar y tú también eras consiente de la posibilidad…

Aquí estamos, tú descansando en mi regazo, yo sonriendo porque elegiste amarme.

Cariño, yo seré luz y oscuridad para ti, seré ese equilibrio humano que inspiras en mí, seré tu sitio seguro.

Con amor, tu querida MC.

Se dibujó una sonrisa en el rostro, la recibiría con las flores mas bellas a juego de su peculiar color, ella lo merecía todo, la libertad a través de su amor.

“El chico menta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: