Un juego para tres – III

Por una única ocasión, Jihyun estaba ayudando en la sesión fotográfica relacionado al nuevo proyecto que C&R estaba gestando, y es que Jumin tenía ciega confianza en que su amigo era el único que podría extraer de aquellos paisajes la esencia necesaria para vender la idea a los inversionistas con una sola presentación. Pero no estaba convencido con los modelos que le habían conseguido pese a las especificaciones dadas, ninguno resaltaba con todos los atuendos previstos sin perder presencia ante la brutal naturaleza que V captaba.

Un sorbo de agua y un suspiro fueron actos del ejecutivo, en cambio su amigo le dio una enorme sonrisa enmarcada por aquel cabello y ojos menta. Sería honesto y haría la sugerencia perfecta, ya dependía del hombre frente a él si la llevaba a cabo o utilizaba al personal contratado para está sesión.

── ¿Por qué no le dices a Hyun que te ayude modelando la línea de ropa deportiva? Conoces el potencial de Hyun… Ser actor le ayuda muchísimo al momento de la fotografía y el porte de las prendas. Además su aspecto favorece los colores del fondo.
── Potencial… ── y pensó que luego de aquel momento no habría manera humana de convencerlo ── Lo tiene, lo sabemos perfectamente, pero también tienes conocimiento sobre que detesta cuando lo quiero ayudar.
── No, está vez los papeles son al revés, tú lo necesitas él. Trabajo, es trabajo, no le estás dando ayuda ni caridad.
── ¿Podrías llamarle para que venga ahora?
── ¿Yo? ¡Pero Jumin! Es tu responsabilidad, yo soy un empleado más aquí.
── ¡Vamos, V! No perderé tiempo sabiendo que mi llamada será 100% rechazada.
── ¿Qué es lo que sucedió? Sueles hallar alguna manera, esto es un negocio y la RFA ha creado lazos entre todos nosotros.
── Lo has dicho. Así que será el único favor que pida de ti, que le pidas venir.
── ¿Y las fotos…? No hago este tipo de trabajo.
── Enviaré por él diciendo que tú lo necesitas; claro, no mencionaré lo que se modela o sospechará.

El joven de cabello menta se resignó, iban a utilizar su nombre para traer al actor hasta lo más profundo de un bosque solo porque ninguno de los presentes convencía a Han para arriesgar su nueva marca. Se fue a sentar para platicar con el resto del equipo y hacerles saber que esto se extendería, así que debía ajustar los escenario por el horario en que serían tomadas las fotografías y por el nuevo modelo que estaría participando. V tiende a ser llevado por el ambiente, pero esto requería un poco más de perfección, más metódico y quién lo usaría era su amigo junto a su empresa.

Jumin sacó el teléfono y llamó inmediatamente a su asistente Jaehee, pidiendo que hiciera llegar una camioneta a dónde fuera que se encontrara Hyun en ese momento y le pidiera venir con V, ya que lo requería para un trabajo especial y que el transporte había sido prestado por el futuro CEO. Un plan perfecto y simple, el hombre de traje ayudando a su amigo fotógrafo. Obviamente el peliblanco no dudaría en brindar el apoyo a quien fue su mentor y amigo, Jihyun. Jaehee estaba dudando de la veracidad de la información, dado que era el ejecutivo quien tenía el proyecto, pero si su jefe lo dictaba de esa forma entonces lo haría sin rechistar y aprovecharía a subirse a ese transporte junto a Zen, adora verlo en acción y no se perdería este espectáculo privado, pues sus pendientes habían sido finalizados.

Hora y media.

El peliblanco junto a la castaña de cabello corto bajaron de la camioneta seguidos de otras dos personas encargadas de los alimentos, pues ya era cerca de las 11 a.m. y el almuerzo debía ser cubierto para que todos continuaran trabajando sin quejas.

── ¿Jumin?… Ahora entiendo porque Jaehee vino también. ── puso los ojos en blanco ante la sorpresa.
── ¿Ah? ¿Yo?… Yo vine a alentar tu participación para V…
── A ti te perdono, Jaehee, nadie más encantadora que tú.
── Zen, eso le dices a toda chica que se te cruza en el camino ── hizo un desaire con su mano, eso también le dijo alguna vez a MC.
── ¡Bájale, si! Jaehee no es cualquier chica. Ella es especial.
── ¿Bajar? ¿Qué se supone que debo bajar? ¿Mi educación?
── Tu ego. Es peor que el mío. Mejor me voy, no quiero responder mal por tus acciones otra vez ── hacia referencia a aquella ocasión en que el ejecutivo lo abordó y toqueteó.
── ¡Hyun! Gracias por venir ── se acercó al peliblanco para darle una cálida bienvenida antes de que todo se descontrolara ── Jumin también te lo agradece…
── V, Jaehee dijo que tú me necesitabas…
── De alguna forma, pero él es quien realmente te requiere, yo también fui contratado como puedes ver. Y ambos llegamos a la conclusión de que te necesitamos.
── Agradecería si aceptas la oferta de trabajo… ── usó un tono de voz más ligero y relajó la posición tensa de su cuerpo, su mejor amigo tiene razón.
── No soy tan malo como tú piensas, futuro CEO. Bien, ya estoy aquí ¿Qué es lo que sigue? ── caminó abandonando al pelinegro y siguió a V.

Jumin había acertado. De decirle que lo requería iba a negarse dado que las últimas veces lo evitó en casa de V. Era claro que el beso durante aquella cena había descolocado a Zen, pero Jumin tenía curiosidad y era un reto, deseaba besarlo por segunda ocasión y evaluar su reacción. Sin embargo, en este sitio no lo molestaría dado la cantidad de gente que los rodeaba. Lo requería concentrado en la sesión fotográfica para lograr el objetivo que tenía en mente sobre una presentación magnífica y aceptada al instante; su inquietud podía esperar para otro día.

Se paseó solo un par de veces por el sitio en qué tomaban las fotos para asegurarse de que estuvieran perfectas, aunque desvió su atención a aquel físico dotado proporcionalmente, fue el candidato perfecto para este trabajo y para aquel morbo que ya traía entre manos. Se agitó el cabello para dispersar “ese” pensamiento cálido que lo estaba inundando por culpa del albino y alguien más. A ese alguien más le castigaría por causarle distracciones durante la jornada laboral, las cosas se le estaban saliendo de control.

El joven modelo pudo ver a Jumin solo una vez rondando el set improvisado, que para su buena o mala suerte le permitió admirar la escena de un hombre con traje negro ligeramente frustrado y de mejillas rojas sacudiéndose el cabello, algo lo había agobiado y no parecía una actitud normal del Director. Dejó escapar un suspiro profundo, todavía no podía entender porqué actuó de tal forma con él, se la pasaba alegando que no era gay y se molestaba con Seven si este iniciaba su entrevista. Ha sido capaz de confundir al albino.

«Ese imbécil siempre saliéndose con la suya, un día de estos no lo vas a lograr…»

── ¿Hyun? ¿Todo bien?
── ¡Si, si, V!
── Te decía que cambiarás la posición…

Hyun Ryu
Hyun Ryu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: