Draken.

Lo seguía a cualquier lado; y es que su vida se resumía fácilmente en el interés por las peleas entre pandillas, las motocicletas y ni más ni menos que en su amigo de la infancia amante del Dorayaki.

Ese tipo enano yacía en un pedestal para él; así que lo cuidaba y cualquiera debía pasar encima suyo para si quiera acercarse, los pocos en lograrlo simplemente se veían caer ante el «Invencible Mikey».

Estaba claro que ningún subordinado se atrevía a decirlo en voz alta, pero era lo que seguramente susurraban los integrantes de la Touman y externos… Draken era el 𝐩𝐞𝐫𝐫𝐨 𝐠𝐮𝐚𝐫𝐝𝐢́𝐚𝐧 del comandante, estúpidamente fiel y con la ilusión de adiestrar a su amo para volverlo un poco más humano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: