La fiesta de los patitos

Recuerda perfectamente la declaración de amor que el enano rubio -comandante para el resto- le compartió aquella tarde en la que hacían «nada», como de costumbre: Mikey le amenazó con matarle si le contaba a los otros, pues daba por hecho que Draken lo rechazaría vilmente.

¿Acaso no fue eso lo más romántico y dulce que Manjiro pudo decirle después de confesar sus sentimientos? Le causó ternura.

No puede negar que cuando la escena aparece en su cabeza, ríe como idiota en medio de la calle, su novio siempre ha sido descarado.

Ahora Ryuguji hace cualquier estupidez por mantener la sonrisa cálida de aquel caprichoso solo para él; como por ejemplo…

Meterse a la tina con ropa luego de un día caluroso, pero claro esta que las botas no iban a mojarlas; el rubio dragón mantiene ciertas reglas para preservar el orden ante el otro. Mikey ha echado los patos de hule al agua y juguetea con ellos sobre Draken, «hacen una fiesta para ti, Ken-Chin» es lo que ha dicho su compañero , y uno de ellos atrevido dio un «besito» al chico guapo. Le ha dicho al más alto que «el patito también esta enamorado de Ken-Chin».

Nadie podría imaginar aquella escena de dos tipos que patean traseros a diestra y siniestra por mera diversión.

─── ¡Tch!… ¿Cuántos más tengo que besar para recibir uno tuyo?… ─── le ha dicho con tono de fastidio, pero esos mimos le gustan muy en el fondo, su contrario lo sabe también.

Tal vez lo que le sigue a la fiesta de los patitos, sea tener sexo, porque eso hacen cuando están solos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: