Te amé, querida.

Después de dispararle varias veces, se dio cuenta de que la sangre salpicó hasta su rostro, así que guardó el arma y se acercó despacio al cuerpo casi sin vida de la mujer con cabello negro. No le importó ensuciarse más, la sostuvo entre sus brazos y besó su frente, sus ojos fríos aceptaban que... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: