Es tu precio un alma

La mirada que tenía en su rostro solo denotaba la furia que nuestro casual encuentro le había provocado, pero supo controlarse en un par de segundos que al momento en que nos presentaron, actuó como si no me conociera. Me ofreció la sonrisa de aquella primera vez en que nos topamos, un gesto vacío. Sentí... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: